About Me

miércoles, 28 de julio de 2010

Haz lo que tu corazón te diga.
No, eso es una mierda.


La amo, señorita Thunderstruck
no, no quiero reirme, guapita.



con..algo

.

tú quieres reírte?
pues muérete


desde el inframundo, con amor


martes, 27 de julio de 2010

trocito de proyecto

Una chica de cabellos ondulados se sentaba, inquieta, en uno de los bancos de la calle. Sus ojos marrones escrutaban cada persona que pasaba frente a ella, pero ninguna parecía ser la que buscaba, ya que su mirada se tornaba cada vez más desesperada y triste. ¿A quién podría estar esperando? ¿Cómo había aguantado más de cuarenta minutos allí sentada, con el frío que empezaba a hacer? Serían preguntas que seguirían sin respuesta, a no ser que me acercase a ella. O quizás sería mejor dejarlo pasar. No la conocía de nada, y a saber si era una loca que esperaba a una alucinación. ¿Pero a quién llamaba yo loco? Llevaba observándola todo el tiempo apoyado en uno de los edificios de la acera de enfrente. Si había que tachar a alguien de loco, ese era yo. Y más con lo que estaba a punto de hacer. Me despegué de la pared de cemento que había sido mi apoyo durante los últimos cuarenta minutos, y me dispuse a cruzar la calle.
- Hola – saludé.
Ella levantó la vista de su móvil y, haciendo visera con du mano derecha, clavó sus ojos en los míos.
- Hola – sonrió un poco desconcertada.
- ¿Esperas a alguien? – tenía que intentar no parecer un maníaco – Es que llevo un rato observándote y… - callé al darme cuenta de lo extraño que sonaba todo.
Compuso una gran sonrisa y, mientras se levantaba, se apartó algunos mechones oscuros que el viento revolvía.
- Espero a una amiga, pero creo que me ha dejado plantada – se colocó parte del fleco tras su oreja izquierda y volvió a mirar a los lados de la calle que quedaba cada vez más vacía. No pasé por alto una pequeña forma negra en su muñeca -. Soy Joss – me tendió una mano.
- Michael – la imité.
Nos quedamos un rato mirándonos el uno al otro. Yo clavaba mi mirada en aquellas pupilas oscuras que se hacían cada vez más y más profundas.
- ¡Joss! – una voz chillona hizo que el contacto visual acabara bruscamente.
- ¡Jenn! Pensé que me habías dejado plantada. Llegas una hora tarde…
- Cincuenta y siete minutos exactos – cortó bruscamente y me miró de arriba a abajo.
Le devolví el escáner. Pelo anaranjado, pearcings recorriéndole la oreja; delineador negro decorándole completamente los ojos verdes que me escudriñaban. Unos labios finos me devolvían una sonrisa traviesa, donde en uno de los afilados colmillos se podía distinguir una pequeña piedra brillante.
- ¿Y este humano tan sabroso? – me tendió una de sus manos con uñas pintadas de negro.
- Michael - respondió su compañera al ver que yo me había quedado sin habla -. Michael, esta es mi impuntual amiga Jenna, la que va a tener que darse prisa porque en media hora tengo que estar en casa de nuevo. Vamos…
Su misteriosa amiga me lanzó una sonrisa aún más misteriosa que su esencia y, con un movimiento de caderas muy provocador se alejó de mi lado, se enganchó al brazo de Joss y ambas se alejaron por las frescas callejuelas en una noche de julio, dejándome perplejo.
- ¡Hey! – chilló la del pelo naranja girándose brevemente - ¡A lo mejor me paso a las nueve por la estación de tren! – y, con una nueva sonrisa, volvió a darme la espalda.
Me quedé un rato en medio de los adoquines, mirando como se alejaban aquellas dos figuras. Me había olvidado completamente de las profundas pupilas de Joss, ahora únicamente en mi mente recordaba los ojos verdes hipnóticos de la chica de labios rojos. A las nueve. En casi veinte minutos. ¿Lo había dicho en serio? ¿O era una broma? ¿Quería decir que me esperaba? ¿O era una manera de tontear conmigo? Ya ni siquiera sabía lo que pensaba. Me senté en el banco que minutos antes había estado observando. Sonreí ante la posibilidad de volverla a ver y me coloqué los cascos del iPod. Violento amor empezó a sonar y, casi enseguida, una fría lluvia comenzó a caer sobre mí. Puse los ojos en blanco, resoplé y me dispuse a meterme en el café más cercano. Saludé con educación mientras mi ropa chorreaba por todas partes y una de las dependientas me miraba de mala manera. Hice caso omiso a aquella rubia, me acomodé en uno de los asientos de la parte de atrás y me revolví el pelo mojado, dispuesto a esperar veinte minutos para ver de nuevo a aquella chica que me había dejado fuera de órbita con solo una mirada.

miércoles, 21 de julio de 2010

M's

Cap; 1
Fuck you, fuck you, fuck you very very much...
Lily Allen sonaba a todo volumen en su iPod, mientras ella aferraba todo su ser a la música para no caer en la tentacion de cerrar los ojos. Era simplemente lo mismo, una rutina que ella quería convertir en inexistente y que continuaba con un abrir de ojos inconsciente que la llevaba cometer lo que se pretendía evitar.Cada vez que cerraba los ojos con la noche cerniendoce sobre ella, sentia un miedo irrefrenable e incontrolado apoderandose de cada celula de su ser. Cada vez que sus parpados se cerraban, recordaba con claridad lo que habia hecho de su vida aun mas infernal. La vez que, sin darse cuenta, habia estado a punto de acabar con alguien que habia sido su mas preciado amigo.Había dormido pegada a su fiel iPod, con los auriculares bien introducidos en sus oídos, y con la pequeña luz de fondo que no ayudaba en nada. Había cometido el enorme error de no comprobar que el aparato no estuviese bloqueado, por lo que quedó encendido. 'Batería agotada'. 'Mierda', pensó cuando se despertó y vio sus manos llenas de sangre.Se oian gritos a su alrededor. Unas manos la asieron por el torax y la separaron con fuerza de un cuerpo que yacia sobre su cama. Todo el oxigeno que habia en sus pulmones salio de nuevo hacia el aire cargado de la habitacion. Su mirada se quedo clavada en el rostro moreno del chico inconsciente. Cayo al suelo mientras su padre chillaba por el telefono. Se miro las manos. Gotitas de sangre aun resvalaban por sus manos, como las lagrimas que caian por sus mejillas. Ella no queria que esto continuase, pero, ¿ qué hacer? el unico remedio que conocia era el no descansar por las noches, casi tan imposible como real.
-¡Albert, despierta!- gritaba su madre.
-¿Qué.. qué ha pasado? ¿Es lo que me supongo?- preguntó Paula con la voz quebrada.
-No pasa nada cariño... está vivo, tranquila.
Y casa es dondequiera que te encuentres
Dicen que todos los caminos llevan a Roma
Para mi no

Todos los caminos llevan a casa

lunes, 19 de julio de 2010


Cuando la musica te desmotiva,
cuando te alegra,
cuando te obliga a hacer algo,
cuando te ayuda a aclararte.

Simplemente siéntela.




Feel the music.

viernes, 16 de julio de 2010

.

La proxima vez
que sera nunca
la proxima vez lo hare


promise you x













*Y seras tu el que ponga las tildes sobre las letras y los puntos sobre las ies* 

Otoño.


Otoño.
Otoño.
Es la estación perfecta, hay lluvia y hay sol. Por las mañanas suele estar nublado y con colores grises, al mediodía y a la tarde sale el sol que lo vuelve todo de colores naranjas, marrones, rojos, amarillos y verdes. Y algún día llueve, y al otro hay mucho sol.

Otoño es la estación de los colores.
Otoño es perfecto.

jueves, 15 de julio de 2010

H

Sal de mi cabeza
dejame ser yo
no ocupes cada momento cada rincon
simplemente
desaparece

Lluvia

me encanta la lluvia
siempre trae algo romantico o especial

el recuerdo de un beso bajo ella

de un abrazo

de una despedida
 
de un regreso
 
de una promesa
 
de una reconciliacion
 
de sueños
 
la lluvia puede traer muchas cosas
solo hace falta abrir los ojos
no los ojos fisicos
sino los ojos de la mente
y dejarse llevar

porque soñar es gratis

Bienvenidos.

Bieeeeeeeeeeeeeeeeeenveeeniiidooooooooooos, a los hijos del rock and roll...!


Jaja, un poquito de Miguel Ríos para una presentación nunca viene mal. Somos María y Dani, amigas de toda la vida, y hemos decidido crear un blog juntas, en el que colgar nuestras historias y demás.

Cada una tenemos otros blogs, que si quieren pueden seguir:

Dani:

María: