About Me

viernes, 29 de octubre de 2010


  • Y repito por casi decimocuarta vez en lo que llevamos de mes:
  • "Yo estaré bien, en serio, estoy y estaré bien"
  • Y no, no me siento culpable por mentir, porque a ellos no les hace mal. Son felices.                                    Él y Ella.
  • Y le digo a Ella que se vaya, que lo pase bien, que nos eche de menos. Pero que vuelva antes de que nos de un ataque. Antes de que su Superman se consuma hasta convertirse en un simple mortal con un espantoso sentimiento de vacío.
  • ¿Y yo? Yo ya la echo de menos.
  • A la mijor de las hermanas.



miércoles, 27 de octubre de 2010

Él dijo que yo era genial, increíble, perfecta, maravillosa, ... dijo que todo eso se quedaba corto. Simples cumplidos, son sólo cumplidos pronunciados por un personaje de cuentos de hadas. Yo no soy nada de todas esas palabras que él nombró. No me acerco ni al geni- de genial, ni al inc- de increíble, ni al pe- de perfecta, ni siquiera llego a la m- de maravillosa.

Él sí, él si es malditamente perfecto. Su pelo, su cara, sus ojos; marrones, pero tan bonitos, su voz, sus labios, su sonrisa... sus gestos, el tono que tiene al hablar, como te mira cuando le cantas, o cuando quiere contarte alguna de sus reflexiones. Su forma sexy de mover los labios al hablar, que a veces sólo levanta una parte del labio. Tener contacto con su piel es el placer más deseado, no todos tienen ese privilegio.

Ni Su Majestad lo tiene.



-Él no está al alcance de todas.
No está a mi alcance.

domingo, 24 de octubre de 2010

'Su blanca piel, lisa, tersa y clara donde las hubiera[...]

-Sólo conozco a alguien así, y es una heroína.
Y es perfecta.'

CBZ,

me dejó loca.



viernes, 22 de octubre de 2010

¿Tú te fijas si tienes algún tic?

¿Yo? El decir estupideces.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Ahora mismo yo sé que existo, que el mundo existe, yo sé que sé que el mundo existe. Esto es todo. Pero me da lo mismo. Es raro que todo me dé igual. Tengo miedo.

Sartre

sábado, 9 de octubre de 2010

Se miró en el espejo y se vio diferente. 
Sus ojos, que antes eran simple y llanamente verdes, poseían ahora miles de matices: todas las palabras que ella había escrito sobre ellos habían cambiado su forma de mirarlos. No sólo le pasaba con sus ojos, se dio cuenta que lo mismo ocurría con su pelo, sus pecas, su nariz, su sonrisa, su cara… Parecía que todas las partes de su cuerpo habían pasado de estar compuestas por células, a estar compuestas por sus palabras. Nunca pensó que alguien pudiese verlo de esa manera, fijarse en esos detalles. 


No hablaba en ningún momento de sus paletas levemente torcidas, de su pelo despeinado, de su corta barba descuidada o de su risa aguda que podía llegar a molestar a la gente.

Ella le veía perfecto, sin defectos. 

Y entonces se dio cuenta de que aquel  afecto y cariño que había sentido todo el tiempo por aquella chica había sido algo más desde el principio, sólo que había estado escondido tras muchos otros sentimientos.



miércoles, 6 de octubre de 2010

Where dreams



come true.