About Me

viernes, 24 de diciembre de 2010


Christmas ain't the same without you.

domingo, 19 de diciembre de 2010

L&L's summer (I)

Su pelo claro, liso, vuela sobre su cabeza, tan alocado como ella.
Ella.
Tan aniñada, rebelde, sexy. Y tan libre. Con esa sonrisa suya, tan      a m p l i a, tan pura, tan inocente. Y Lily se vuelve hacia él riendo, divertida. Algunos mechones se enredan en sus gafas Rayban oscuras mientras sus pies, embutidos en unas Converse rosadas, tan gastadas por los años que casi se han convertido en  blancas , marcan el ritmo de las canciones que suenan en la radio. El volumen está tan alto, que parece que es este el que le revuelve el pelo.
De repente, Lily para de cantar. Se queda callada un rato. Lewis la mira, extrañado.
- ¿En qué piensas?
+ En que de mayor, definitivamente, seré famosa y así no tendré que estudiar.
Y su pecho se estremece en una carcajada. Una sonrisa se acomoda en su cara, tostada por el sol del verano.
Lewis sacude la cabeza con una sonrisa cariñosa.
Será el mejor agosto de su vida.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Don't Forget

Recuerdo aquellos días es los que nos pasábamos las horas que no nos veíamos pegadas al teléfono cada vez que se nos ocurría cualquier cosa. En los que cada despedida parecía la última.
Esos días en los que estudiábamos juntas por teléfono. Esos días en los que él cortó con ella, que nos llamó, que la escuchamos.
Esos días en los que no había  noches  y las mañanas se hacían demasiado cortas para dormir. Esas  noches  en las que veíamos tropecientas películas que en realidad nunca vimos.
Recuerdo días de risas, de llantos y de estupideces. De probar nuestra primera gota de alcohol, poner cara de estreñidas y sentirnos más mayores. Días de enfados de tres segundos y alegrías de 48 horas.
Pero de verdad, verdad, el que más recuerdo fue N U E S T R O día:
Una casa dentro de otra casa. Nosotras alrededor de una mesa de plástico, sin saber muy bien lo que hacer. Y nos mirábamos y nos echábamos a reír. Y sacamos una cámara e hicimos de todo menos tomarnos aquello en serio. ¿Qué más daba?
Quemamos una mesa con incienso. Me enamoré de un hombrecillo de plástico. Gritamos por un perenquén. Nos peleamos por si se decía perenquén o salamandra. Escribimos una a una en una libreta nuestro plan. Y nos reímos más aún.
Y todas fuimos f e l i c e s. Como nunca.
Compramos una camiseta y la compartimos. Aún la recuerdo: azul, con una mariposa enorme delante. No era mucho. A lo mejor no era la más bonita. Pero era nuestra. Y entonces nos sentimos como Carmen, Bridget, Lena y Tibby.

Dijimos: juntas para siempre. Dijimos que cuando fuésemos mayores de edad iríamos a Grecia, nos enamoraríamos allí y pasaríamos el mejor verano de nuestra vida. Dijimos que nos acompañaríamos siempre (sí, recuerdo que alguien me dijo que me acompañaría hasta en el parto).
Y nos miré. Y supe que eran lo mejor que me había pasado en mucho tiempo. Que me daba igual todo lo demás.
Pensábamos que nos comeríamos el mundo. Que éramos algo que nunca se había visto.
Éramos especiales.

¿Y dónde quedan esos días?

Ya no nos llamamos. No nos pasamos horas pegadas al teléfono. Ya no somos las cuatro que eran una. Ya no nos llaman "las niñas". Juntas éramos mejores que los 4Fantásticos, que los mosqueteros. Y ahora, ¿qué somos?
Yo ya no me siento tan especial como antes. Ya no me siento invencible.
Ahora una parte de mí siente que no tengo nada. Que no me queda nada de lo que había sido antes. Que soy alguien nuevo. Y no sé si me gusta.
No quiero crecer. No quiero que pase el tiempo. No, si pasa como está pasando ahora.
No quiero ver nuestras fotos, que me pregunten y responder: sí, eran mis mejores amigas.
Porque las echo de menos.

Mi Club DLCamiseta.
Mis chicas de oro.
Mis niñas.
Mis amigas.
Mis hermanas.



viernes, 17 de diciembre de 2010

Mis amigas también saben soñar

- Hablé con él - me dijo sonriendo.
Sentía como mi corazón se aceleraba. No había pronunciado su nombre, pero yo sabía perfectamente a quién se refería. Aquel que rondaba mi cabeza desde hacía dos meses, aquel al que buscaba sin cesar cada día en el instituto.
- Te he dicho mil veces, si no más, que no quiero saber nada de él - me dolía cada vez que alguien le nombraba.
- No, escúchame, esta vez es diferente - tenía una sonrisa que casi no le cabía en la cara.
Sentí cómo el estómago me daba un vuelco y mis manos se ponían frías.
- Bueno, vale, pero sólo un momento - no quería que me dijera algo con los que pudiera llegar a hacerme ilusiones.
- Hablé con él sobre ti. Decidí cogerlo por sorpresa y le pregunté si había alguien que le llamara la atención. "Pues hay alguien, pero no quiere nada conmigo". Te juro que en ese momento no caí y empecé a hacerle preguntas estúpidas sobre si estaba en el instituto, si era amiga mía... y entonces me di cuenta. ¡Es Carolina! - chilló, representando a la perfección cómo se lo había dicho - Y se puso tomatito. Más mono...
Sentí que me ponía roja y pensé que el corazón me iba a explotar. Ella me miró, sonriente, me dio un abrazo y me susurró:
- Es tu momento, aprovecha.
No sabía de lo que hablaba, por qué lo decía. Me soltó y se fue. Y cuando me giré, él estaba allí, mirándome.

Carolina Báez

lunes, 13 de diciembre de 2010

http://parisienne-n.blogspot.com/

HE VUELTO! (:

That's it

+ Has de saber que nunca me enamoraría de un desconocido.
- Eres más mentirosa.
+ Depende de para quién sea la mentira.

domingo, 5 de diciembre de 2010


No te olvidaría ni aunque me lo pidieses. Simplemente, porque es imposible.

sábado, 4 de diciembre de 2010


- ¿Me echarías de menos?

¿Cómo te atreves a preguntarme eso? Me parece raro. Sabes lo mucho que TE QUIERO. Sabes que no he sido tan feliz con nadie, sabes que me falta el aire cuando te vas, que antes de que te vayas ya te estoy echando de menos. Sabes que yo también pienso en ti todo el día, que te recuerdo mejor si me toco el cuello o me acaricio los labios. Claro que te echaría de menos, es más, no podría vivir tranquila si sé que ya no estás conmigo, no podría vivir sabiendo que ya no soy totalmente tuya. ¿Puede pasar por tu cabeza, que yo pueda seguir con mi vida normal sin verte tres veces a la semana? ¿Sin besarte? ¿Sin olerte? ¿Sin pasar mis dedos por tu rostro? ¿Sin oírte? ¿Acaso crees que yo sería feliz? ¿Que sería tan feliz como lo soy cuando me hablas, cuando me dices 'mi vida', cuando me haces reír, cuando me dices que te mata verme mal, cuando sueltas alguna frase ingeniosa, cuando me haces sonreír con un simple mensaje de texto? ¿Eh? ¿Crees que no soy la chica más feliz del mundo cuando me miras a los ojos? ¿Cuando me abrazas? ¿Cuando me besas? ¿Crees que las maripositas que siento cuando me besas son algo insignificante? ¿Crees que si tengo medio de perderte será porque sé que hay millones de chicas mejores que yo? Nada, sin ti no sería la misma.

Todas tendrían que tenerme envidia. Yo conozco al chico más perfecto sobre La Tierra, y es mi novio.

viernes, 3 de diciembre de 2010

am i saying stupid things?

even if has been a SHIT day
even heroes have bad days...
even if someone lied to me
even if he's not here
even if i know i won't see him for a long time
even if i know that his smile would change your day
even if i miss my cousin
even if she leaves tonight
even knowing that, they think i have to be ALRIGHT, 

i have to smile and pretend that nothing is happening.
i have to?
don't think so.
stop calling me.
 stop talking to me like if i were some kind of crazy girl. 
i'm not mad. 
and YES! of course! i can have a bad day
i'm a human. and though it were the case that i was not a human, i would say: even heroes have bad days.
because when you have one like that, i have to smile and listen to all your problems.
but i have to pretend i have no problems.
'cause if i have you (always) think: "uf, here we go with her bad mood, how awful"
and you know? i just want to leave all and escape. and go away.
FAR, FAR AWAY FROM HERE
but you don't know it.