About Me

sábado, 18 de diciembre de 2010

Don't Forget

Recuerdo aquellos días es los que nos pasábamos las horas que no nos veíamos pegadas al teléfono cada vez que se nos ocurría cualquier cosa. En los que cada despedida parecía la última.
Esos días en los que estudiábamos juntas por teléfono. Esos días en los que él cortó con ella, que nos llamó, que la escuchamos.
Esos días en los que no había  noches  y las mañanas se hacían demasiado cortas para dormir. Esas  noches  en las que veíamos tropecientas películas que en realidad nunca vimos.
Recuerdo días de risas, de llantos y de estupideces. De probar nuestra primera gota de alcohol, poner cara de estreñidas y sentirnos más mayores. Días de enfados de tres segundos y alegrías de 48 horas.
Pero de verdad, verdad, el que más recuerdo fue N U E S T R O día:
Una casa dentro de otra casa. Nosotras alrededor de una mesa de plástico, sin saber muy bien lo que hacer. Y nos mirábamos y nos echábamos a reír. Y sacamos una cámara e hicimos de todo menos tomarnos aquello en serio. ¿Qué más daba?
Quemamos una mesa con incienso. Me enamoré de un hombrecillo de plástico. Gritamos por un perenquén. Nos peleamos por si se decía perenquén o salamandra. Escribimos una a una en una libreta nuestro plan. Y nos reímos más aún.
Y todas fuimos f e l i c e s. Como nunca.
Compramos una camiseta y la compartimos. Aún la recuerdo: azul, con una mariposa enorme delante. No era mucho. A lo mejor no era la más bonita. Pero era nuestra. Y entonces nos sentimos como Carmen, Bridget, Lena y Tibby.

Dijimos: juntas para siempre. Dijimos que cuando fuésemos mayores de edad iríamos a Grecia, nos enamoraríamos allí y pasaríamos el mejor verano de nuestra vida. Dijimos que nos acompañaríamos siempre (sí, recuerdo que alguien me dijo que me acompañaría hasta en el parto).
Y nos miré. Y supe que eran lo mejor que me había pasado en mucho tiempo. Que me daba igual todo lo demás.
Pensábamos que nos comeríamos el mundo. Que éramos algo que nunca se había visto.
Éramos especiales.

¿Y dónde quedan esos días?

Ya no nos llamamos. No nos pasamos horas pegadas al teléfono. Ya no somos las cuatro que eran una. Ya no nos llaman "las niñas". Juntas éramos mejores que los 4Fantásticos, que los mosqueteros. Y ahora, ¿qué somos?
Yo ya no me siento tan especial como antes. Ya no me siento invencible.
Ahora una parte de mí siente que no tengo nada. Que no me queda nada de lo que había sido antes. Que soy alguien nuevo. Y no sé si me gusta.
No quiero crecer. No quiero que pase el tiempo. No, si pasa como está pasando ahora.
No quiero ver nuestras fotos, que me pregunten y responder: sí, eran mis mejores amigas.
Porque las echo de menos.

Mi Club DLCamiseta.
Mis chicas de oro.
Mis niñas.
Mis amigas.
Mis hermanas.



No hay comentarios: