About Me

miércoles, 30 de marzo de 2011

Clasificación por cuadrantes

- Chicos, vamos a hacer una actividad bastante interesante para la clase de tutoría de hoy. Tendrán que dibujar una especie de diana con tres cuadrados, cada uno dentro de los otros. Bien. En el primer cuadrante pondremos familiar, en el segundo social y en el tercero escolar. El último lo dejaremos en blanco. Escribiremos las personas que más nos importan en el apartado que está más cerca del centro del eje de cada cuadrante, y así iremos escribiendo nombres en cada cuadrante mientras la importancia disminuye. Venga, empecemos.

Y empezamos mal. Intento dibujar primero a mano alzada, pero las líneas acaban formando una especie de círculo y no el cuadrado que necesitamos. Trato de volver a hacerlo, logrando un mejor resultado. No sé por qué me estoy poniendo tan nerviosa. Es simplemente una actividad que ni siquiera cuenta para nota. Termino la figura. Se la ve tan débil, a lápiz... así que repaso con bolígrafo negro, separando bien un cuadrado de otro. Es sólo un cuadrado. Cuatro líneas casi rectas. Estúpida. 

Ella. A ella no sé donde ponerla... ¿estará ahí para apoyarme si alguna vez me pasara algo? Si sigue hasta entonces me parece que no. ¿Y si cambia? Ya lo ha hecho, y sólo se ha alejado. ¿Tanto nos hemos distanciado? No, no es verdad. Es ella la que lo ha hecho. ¿Y él? ¿Dónde queda él? Hace semanas, meses que no nos hablamos. Meses que parecen años. ¿Tanto ha cambiado? Hace nada seguía siendo él. Ese chico que fue mi mejor amigo. ¿Fue un sueño? Me da que sí. ¿Qué te pasó? Pasar pasó que pasaste de mí. Cambiaste. Demasiado. Y esos cambios no son buenos. Y yo odio los cambios. ¿Qué fue de ti?
Y me quedé mirando el cuadrado. Y sí. A los dos los puse en el segundo. Tristeza. Rabia. Vergüenza. Decepción. Tensión. Dolor.

No quiero volver a hacer una actividad de estas.
No quiero volver a pensar en la gente que está alejándose. 
No quiero volver a calificarlos por cuadrantes.
No quiero volver a pensar.


Quedan 48 días para que alguien me regale una máquina del tiempo

jueves, 17 de marzo de 2011

Un pequeño hasta luego para un gran frutal.

Todos los buenos se van.
Primero ella, seguido de aquella otra, años más tarde aquel pequeño arbolito con sus ramas a punto de salir, y ahora... ahora él, el mejor árbol de todos. 
Sólo duró un año, pero en ese año creció y creció. Estresándose, riéndose, bailando.
Nunca tiró la toalla, miles de ideas cruzaban su mente en una milésima de segundo. Nunca nos dijo que no podríamos hacer algo, nunca perdió la fe en el gran grupo que somos.
En nuestras vidas tenemos tatuadas su forma de hablar, su acento raro, su forma de nombrar a la gente, su forma de reírse. La distinta manera de saludar que tiene cada día.
Nunca supimos lo que sentía hacia nosotras. Hasta hoy, cuando nos dijo lo que ocurría y vimos cómo se le llenaban los ojos de lágrimas, cuando vino hacia nosotras a darnos un abrazo, cuando nos dijo que nos echaríamos de menos. 
No fue esa la única sorpresa que tuvimos algunas, nos dimos cuenta de lo que significaba para nosotras, no es otro que viene y va, es ÉL, que se va y quién sabe si volverá.

Es solo un pequeño hasta luego para un frutal. Un manzano. Pero de las manzanas verdes. Y lo es porque desprende esperanza.

lunes, 14 de marzo de 2011

Antisocial

¿Quién no?

jueves, 10 de marzo de 2011

De las mejores amigas, todo se pega

- Repítelo - a Violeta se le ha quedado cara de pasmo.
+ ¿Qué? Tía, pero si ya lo oíste.
- Repítelo, repítelo - pone voz de niña pequeña, mientras Claudia nos mira sonriendo.
+ Vale. No quiero nada serio, no quiero un novio.
- Repítelo.
+ ¡No quiero nada serio! - y me empiezo a reír.
- Es que no me lo creo.
+ ¿El qué?
- La más romántica. La que quería un novio ideal. Y ahora me dices esto.
+ Ya, creo que se me pegó todo de ti.


Claudia y Violeta
Cisne Negro
10.45PM


PD: Echo de menos a  Andrea