About Me

viernes, 18 de noviembre de 2011

Cerebro

- Pues para mí el amor es una reacción química que dura dos meses.
Pero qué mentirosa eres. 
Catorce años y demasiados días para contarlos. Desde que lo viste en aquel patio. ¿O fue en el comedor, cuando tenía el babi lleno de comida? ¿O fue cuando ambos jugaban en la casita? ¿O fue cuando te eligió para jugar al fútbol con él? ¿O fue cuando intercambiaban tazos? Fue en algún momento, pero no recuerdas cuando. Qué mala memoria. En cuanto aquella figurita de pelo rubio se cruzó en tu camino caíste. Qué inocente parecía en ese entonces, ¿verdad? Caíste como una tonta. Como todas a las que no te querías parecer. Compartiste partidos, magdalenas, risas, muchos abrazos que ahora echas de menos. Y alguna foto. Ninguna decente, claro está, ¿si no qué tienen de divertido?
¿Por qué tuviste que caer? Todos sabemos que eres torpe, pero podrías haberte ahorrado el tropiezo. El camino era liso, sin ninguna piedra, por pequeña que fuera.Me había cerciorado de ello. Parece que el destino quería castigarte. Y aún parece desearlo. Algo habrás hecho mal, ¿no? ¿En tu otra vida, quizás? Enamorarte de alguien es el peor castigo que te pueden poner. Alguien no correspondido, claro está.
Pero lo supiste llevar. Ni bien ni mal. Lo supiste llevar y ya está. Al menos durante los trece primeros años. ¿Qué te pasó después, eh? ¿Te debilitaste? Ibas muy bien. Trece años son muchos años. ¿Qué más te daban otros trece? ¿Otros veinte? Toda la vida habría bastado también. Pero no. Eres tan torpe como débil. Eres insignificante ahora mismo. ¿Tú también lo piensas, verdad? Que sí, que nos conocemos. Es en las pocas cosas en las que estamos de acuerdo.
¿Y ahora qué harás? ¿Eh? ¿Cuánto hace que no habláis? ¿Días? No, muy poco tiempo para que estés así. ¿Semanas? ¿Meses? ¿Un año? Acerté. Si es que se me dan bien las adivinanzas. Al menos la culpa no recae sobre ti. Al menos no el cien por cien. Dejémoslo en cincuenta y cincuenta. No involucremos a más personas, ¿sí?
Volviendo a la pregunta: ¿que harás? ¿Contárselo? No me seas idiota. Ni se te ocurra. Seguro que ya lo sabe. Ya te sientes bastante mal como para añadir un extra de estupidez. Aguanta. ¿Que no puedes? Te creía más fuerte, querida. Catorce años, recuerda. O más bien trece.
Pues intenta olvidar. ¿Tampoco puedes? ¿Y si te golpearas la cabeza contra algo duro? Amnesia. Le olvidarías. Para siempre. Aunque no quieras. Es tu elección, no la mía. Yo soy sólo un observador, un comentarista.
Tú verás lo que haces. Yo más no puedo hacer. Siempre estuve manteniéndola a raya. La tristeza y yo nunca fuimos amigos. Demasiada oscura para mi gusto. Y lo hice por ti. Traté de lidiar con ella, de hacer un pacto. Pero yo también me he cansado de no llegar a un acuerdo. De que nos asalte en el momento menos esperado.
¿Y ahora me pides un consejo más? Siempre te gustó el invierno. Sé tan fría como él.
Ya lo he dicho. Tú eliges.

Olvidar. Aguantar. Derrumbarte.
Mentir.

- Para mí el amor es una reacción química que dura dos meses.